Elfos

Los elfos son una raza ágil y grácil, fácilmente reconocibles por sus puntiagudas orejas y sus rasgos afilados. Tienen una historia gloriosa aunque trágica, y son famosos por su arquería, sus conocimientos y su magia. Los elfos poseen un entendimiento innato de las vías y corrientes de la naturaleza, en especial de los bosques y mares. Desprecian a aquellos que destruyen la pureza de la naturaleza, ya sean orgullosos humanos, avariciosos enanos o malvados orcos. Aunque pueden parecer distantes, se han sacrificado más por el bien del mundo de lo que cualquier otra raza puede creer.

Trasfondo

Al final de la Guerra de la Venganza, conocida por los elfos como la Guerra de la Barba, los Altos Elfos partieron hacia Ulthuan, su isla patria al otro lado del mar, para combatir contra la amenaza de los Elfos Oscuros. Sin embargo, hubo quienes se negaron a abandonar el Viejo Mundo. Algunos reclamaron su independencia del Rey Fénix de los Altos Elfos, y desde entonces han dirigido sus propios asuntos. Otros continuaron surcando los mares y con el tiempo establecieron rutas de comercio con las emergentes naciones del hombre.

El Imperio tiene numerosos enclaves élficos ocultos en los bosques, el mayor de los cuales se encuentra en el Bosque de Laurelorn, al noroeste de la gran ciudad de Middenheim. Aunque sus tierras caen dentro de los límites del Imperio, los elfos no reconocen la autoridad del Emperador y no se consideran a sí mismos ciudadanos imperiales. Los hombres del Imperio ya tienen bastantes problemas con los habitantes oscuros de los bosques (como los Hombres Bestia), por lo que ignoran a los elfos. No es muy difícil, ya que la mayoría de los humanos no podrían encontrar un pueblo elfo ni aunque lo estuvieran buscando. Los elfos valoran su intimidad y usan encantamientos feéricos para ocultar sus hogares silvestres, pero no se han olvidado del resto del mundo. Puede que se les vea poco, pero ellos ven mucho más allá de sus fronteras.

Los elfos suelen verse más a menudo en las grandes ciudades comerciales como Altdorf, Nuln y Mariemburgo. En ellas hay influyentes casas de comercio que representan los intereses de la lejana Ulthuan. Los vástagos de estas familias mercantiles deben viajar mucho durante su juventud, pues les viene bien conocer mundo de cara a los años venideros. Aunque tienden a despreciar a sus toscos congéneres de los bosques, saben que están muy lejos de las resplandecientes torres de Ulthuan y por tanto tienen una categoría inferior a muchos de sus primos Altos Elfos.

Por su parte, los Altos Elfos, a pesar de que desde la Guerra de la Barba parece que no presten demasiada atención a los asuntos concernientes al Viejo Mundo, y que su única atención recaiga sobre su mística isla, bien es cierto que durante la propia historia del Imperio han hecho acto de presencia, como en la Gran Guerra Contra el Caos el archimago élfico Teclis ayudó al líder humano Magnus el Piadoso a hacer frente a las huestes malignas; su intervención no sólo se quedó en una cuestión militar, sino que incluso, Teclis, puede ser considerado como el padre fundador de las famosos y prestigiosos Colegios de la Magia de Altdorf. Más recientemente, los Altos Elfos han vuelto a hacer un notable acto de presencia al volver a ayudar al Imperio contra la insidiosa amenaza del Caos, esta vez dirigidas las malignas fuerzas por el impío Archaón durante la Tormenta del Caos. Por este motivo y otros muchos, los Altos Elfos pueden ser encontrados en el Viejo Mundo, aunque de forma escasa, quizás desempeñando alguna función diplomática o volviendo a ayudar a los reinos del hombre en su ardua lucha contra los pérfidos siervos del mal, pues este mundo, parece que nunca conocerá la paz.

Por su parte, los Elfos Oscuros, los primos malignos de los Altos Elfos, son una visión sumamente escasa en las tierras del Viejo Mundo, pues además, nunca dejarían descubrir su verdadera identidad para evitar que las razas menores conozcan su existencia o para que sus odiados primos no descubran sus maléficos planes. A pesar de todo, no es inverosímil poder encontrar a Elfos Oscuros en las tierras de los hombres, pues a fin de cuentas, si sus parientes cercanos surcan los mares hasta tan lejanas tierras, ¿Porqué los Elfos Oscuros iban a ser menos?

Sugerencias de Interpretación

Todos los elfos suelen hablar con un tono comedido y ecuánime. Al ser el reikspiel por lo general su segunda lengua, viajar al Viejo Mundo sin conocerla algo por lo menos es como no hacer nada, lo hablan con una formalidad y precisión estudiadas que no se ve en la mayor parte de la gente. Los elfos también suelen gesticular bastante, algo que a menudo divierte a las demás razas.


Los diversos tipos de elfos, o más bien, las diversas civilizaciones, culturas o modos de vida élficos se pueden categorizar de la siguiente manera:

etnias/elfos.txt · Última modificación: 2011/04/28 07:40 por gotrek