Enanos

Los enanos son una de las razas más antiguas del mundo de Warhammer. Igual que en la mayoría de mundos de fantasía son seres similares a los humanos pero más bajos y robustos, decididos y valerosos, incluso llegan a ser increíblemente tozudos. Estas cualidades les convierten en soldados fiables y guerreros de gran resistencia. También son rencorosos con aquellos que les ofenden.

Conservadores de los saberes antiguos y desconfiados de las nuevas tecnologías, aunque son grandes inventores. Además, no tiene el mismo concepto de la magia tal y como la entienden otras razas, toda la magia que ellos tienen es la proporcionada por las runas, que ellos aplican a armas para la lucha. Los enanos también dan gran importancia a la riqueza material, el honor y la edad. Se sienten muy orgullosos de su cultura y sus tradiciones y tienden a mirarse como superiores otras razas, como los humanos o los elfos (con los que no guardan buena relación a causa de una guerra del pasado, la Guerra de la Venganza).

En el combate se muestran como un muro de roca inamovible, gracias a su resistente infantería y a su gran capacidad de disparar con gran fuerza, gracias a sus trabucos y sus cañones.

Mucho tiempo atrás, ante de que los humanos aparecieran, los enanos controlaban un gran imperio subterráneo en las Montañas del Fin del Mundo. Los orígenes de la destrucción de ese imperio están en causas naturales y en ataques de los skavens y los pieles verdes.

Sugerencias de Interpretación

Los enanos son ariscos y muy literales para todo, menos cuando están borrachos. Hablan con tonos graves de bajo y un peculiar acento entrecortado. El idioma enano no suele recurrir a metáforas y analogías, por lo que a veces el “florido” lenguaje de humanos y elfos confunden a los enanos. Son directos, prácticos y definitivos tanto en su diálogo como en su proceder.

Los Reinos Enanos

Al Este del Imperio se encuentran los viejos picos de las Montañas del Fin del Mundo, cubiertos de nieves perpetuas. A lo largo de toda su extensión, los escarpados riscos de la cordillera suponen la última frontera con el mundo civilizado. Volcanes extinguidos y también activos marcan la gran falla tectónica que se encuentra en las profundidades de la corteza terrestre. Los Enanos excavan hacia las profundidades en busca de los filones de mineral que se encuentran en esta área. Mientras los grandes hielos se retiraban del mundo hace miles de años, moliendo y rompiendo las rocas de los altos picos y profundos abismos, los primeros prospectores Enanos llevaron a su pueblo hacia el Norte en busca de riquezas. Estos descubrieron la riqueza de las montañas, trabajaron sus minas en la roca y fundaron sus fortalezas entre los altos picos y los valles más inaccesibles.

Los Enanos no fueron los únicos en construir sus hogares en las montañas. A medida que sus asentamientos crecían, se encontraron con otras razas antiguas como Orcos, Goblins, gigantes, trolls y dragones. Tanto sobre la superficie entre los picos y los valles como en la oscuridad en el subsuelo del mundo, los Enanos se vieron obligados a combatir por sus hogares y tesoros. Así comenzó una lucha constante por la supervivencia que los Enanos están librando aún incluso en la actualidad y que forjó el carácter de la raza enana: decidida, desafiante, emprendedora y valiente.

El imperio enano conserva actualmente las siguientes ciudades:

Las Montañas Salvajes

Las fortalezas Enanas son enclaves de orden entre las estériles tierras salvajes de las montañas. Todavía existen muchos asentamientos Enanos fuera de las fortalezas principales, pero solo son pequeños puestos avanzados y ciudadelas que palidecen por su insignificancia ante lugares como Karaz-a-Karak. Algunas de las áreas de montaña más importantes se describen a continuación.

Reinos Perdidos de los Enanos

Hubo un tiempo en que existían muchos más asentamientos enanos a lo largo de las Montañas del Fin del Mundo, incluidas minas, fortalezas y pequeñas ciudadelas. Muchas de ellas fueron destruidas durante la caída del imperio enano. Las ruinas de asentamientos enanos abundan entre las montañas y muchas han sido ocupadas y parcialmente reconstruidas por Orcos, Goblins, Skavens y bandidos humanos. Las más importantes de estas ruinas enanas son las fortalezas perdidas descritas a continuación. Hace mucho estas grandes fortalezas fueron los centros de extensos reinos con puestos avanzados, minas y fortalezas a su alrededor.

Más allá de las Montañas del Fin del Mundo

Los Enanos siempre han tenido asentamientos en otras montañas, pero ninguno tan grande o próspero como los de las Montañas del Fin del Mundo. Las viejas minas de Ekrund en las Montañas de la Espalda del Dragón rivalizaron con las grandes fortalezas, por lo que las Montañas de la Espalda del Dragón se hicieron ricas y poderosas. Hoy en día son pocos los prospectores que se aventuran en esas regiones porque las viejas minas están ocupadas por los Orcos, y los clanes enanos de las Montañas de la Espalda del Dragón están dispersos. Otras tierras en que los Enanos se han asentado incluyen las Montañas Negras, las Montañas Grises, las Cuevas y Norsca. Muchos Enanos se han asentado en las tierras de los humanos y, en cierta forma, han adoptado las costumbres de los hombres.

Enanos Nórdicos

Los Enanos penetraron en las montañas de Norsca hace tanto tiempo que a lo largo de los siglos han desarrollado una cultura y un lenguaje ligeramente diferente del de los Enanos que viven más al Sur. En muchos aspectos se parecen a los humanos de Norsca en sus expresiones, artes y temperamento… o quizá sean los humanos nórdicos los que se hayan visto influenciados por los Enanos.

Pueden encontrarse grandes y poderosas fortalezas de los Enanos nórdicos situadas en las montañas de Norsca, entre las que se cuenta Karak-Drak, la famosa Ciudadela del Dragón. Allí los Enanos extraen hierro y metales preciosos y hacen prospecciones a lo largo de la costa en busca de ámbar.

Enanos Expatriados

Los Enanos herreros y mercaderes pueden encontrarse en sus barrios de las ciudades del Imperio, Bretonia, Kislev y cualquier otro lugar del Viejo Mundo. Tres son las causas que conducen a los Enanos a asentarse en tierras extranjeras. Una es la atracción por el oro que lleva a los artesanos enanos a las tierras de los hombres, donde trabajan por un alto precio. Otra es el código de honor de los Enanos, que los obliga a exiliarse si han fallado a su estirpe o a su Señor o si no han logrado vengar algún agravio del pasado. Estos expatriados se trasladan a tierras extranjeras y, si su ofensa es irredimible, pueden convertirse en renegados. Finalmente, están los refugiados de muchas fortalezas perdidas y fortalezas de las montañas. A dichos Enanos se les puede encontrar por todo el Viejo Mundo y la carga de su pasado siempre pesará sobre ellos.

Los Héroes de los Enanos

etnias/enanos.txt · Última modificación: 2011/05/08 14:06 por poisoner