Gnomos

Si consideramos el escaso número de comunidades de Gnomos con las que cuenta el viejo Mundo (Inferiores incluso a las de los propios Halfings), la ausencia de personajes Gnomos es un hecho más que justificado en el mundo de Warhammer. Esta pequeña adaptación a las reglas de la nueva edición, tiene por objeto poner al día a estos personajes y hacerlos jugables.

Los datos que se incluyen a continuación se refieren particularmente a los que habitan en la parte nordeste del viejo Mundo, el Imperio. También se sabe de la existencia de otras comunidades en Albión y en las colinas que bordean al oeste de las Montañas del Fín del Mundo, pero lamaestría ilusoria de la que hacen gala los grandes Maestros del saber Gnómicos han dificultado desde siempre su estudio y localización.

En el Imperio los Gnomos son reconocidos por su carácter colérico y su espíritu de clan. De hecho, les resulta muy difícil mezclarse con las otras razas (los aventureros son una excepción), y pueden ser tan cerrados e introvertidos como los Elfos silvanos del bosque de Laurelorn, por poner un ejemplo.

A veces, en los caminos, uno puede encontrarse con un buhonero gnomico, lo cual supone todo un acontecimiento, pues todo el mundo sabe que venden extraños y valiosos objetos especiales (también es de sabiduría popular el hecho de que son unos grandes bromistas, embusteros y estafadores). Su ironía y su peculiar carácter ha sido la causa por la cual, desde 1143, todos los Bufones de la corte han sido Gnomos. Esto es ya una tradición seguida incluso por el Emperador Karl Franz 1º, el cual posee uno, que dicho sea de paso no es sólo su bufón, sino también su espía y su oráculo particular. Sin embargo, los Gnomos prefieren vivir junto a los de su raza, en comunidades autónomas y aisladas del resto de la sociedad. Suelen estar emplazadas en cuevas y madrigueras de las regiones más calcáreas del Imperio. Su gusto por la pesca es casi tan pronunciado como su afición por las bromas. Nunca suelen fundar una colonia lejos de un lago o un río lleno de peces (preferiblemente subterráneo).Su maestría con la caña de pescar es legendaria.

La comunidad más importante del Imperio (Glimdwarrow) se encuentra bajo las colinas llamadas los Páramos del Espejo, y cuenta con más de un millar de habitantes. Curiosamente, Glimdwarrow se encuentra emplazada sobre una importante y extraña confluencia de vientos de Aethyr que hace que su lago posea propiedades precognitivas para aquellos que saben hacer un buen uso de sus aguas. No se sabe si el resto de comunidades gnómicas comparten esta característica, pero hay indicios importantes que apuntan en este sentido.

Esta sociedad, está dirigida según una estructura jerárquica compleja y típica de los gnomos. Cada uno de sus miembros asume varios papeles y, por tanto, varias posiciones sociales independientes, de ahí la increíble confusión que crea este sistema en los extranjeros.

Incluso sus primos enanos tienen serias dificultades para entender el significado de sus numerosos reglas y costumbres. Cada comunidad tiene un jefe de clan que parece asumir las funciones de jefe de Estado, un Líder religioso que se encarga de los asuntos Espirituales, un Maestro artesano que se encarga de todo lo que tiene que ver con las minas y la herrería y un Maestro del saber que protege los secretos de la historia del clan, preserva sus conocimientos y se asegura de que las antiguas costumbres y ritos se observan con detalle y regularidad (una especie de metró-gnomo).

Algunos clanes cuentan también con un maestro hechicero que supervisa la transmisión del arte Gnomo de las ilusiones a aquellos que consideren dignos de ello, (muy pocos saben que Reineke, la maestra hechicera de Lugenheim, en Middenheim, aprendió su arte de uno de estos grandes encantadores).

Por último, los guerreros de la sociedad gnomica son entrenados en el arte de las armas y asignados a la guardia. A menudo se ha descrito a los Gnomos del Imperio (jamás en su presencia) como pequeños Enanos o “Enanos bajos”. Comparten sin duda, un lejano parentesco (el mismo porte desgarbado y largas y pobladas barbas), pero su talla media es unos 25 centímetros inferior y se diferencian por su nariz, larga y gorda.

Los Gnomos son más ágiles y diestros que sus primos más altos, lo que asociado a su reconocida antipatía les ha valido el sobrenombre de “ladronzuelos”.

Cuentan en sus filas con algunos Ilusionistas especialmente talentosos, ya que contrariamente a los Enanos, algunos cuentan con una habilidad nata para este tipo de magia. Los Gnomos son, además, excelentes herreros y artesanos. Les fascina (por no decir les obsesiona) todo aquello que es mecánico: les encantan los artilugios de todo tipo. Son pocos los que viven dentro de la sociedad humana, pero le sacan un gran provecho a la venta de artículos producidos por ellos mismos.

A la mayoría de los Gnomos les encanta gastar bromas. Para ellos no hay nada mejor que unas carcajadas a costa de los demás. Pero más vale no reírse de ellos, y menos sobre su reducida estatura. Tienen fama de tener mal carácter.

etnias/gnomos.txt · Última modificación: 2011/05/03 06:50 por gotrek